Experiencias con putas rusas de lujo en Barcelona y Madrid

Miércoles, 27 de Mayo de 2020

Sigamos hablando de las ecorts rusas, esas que tanto nos han encandilado en webs como Girls Barcelona donde se pueden econtrar tanto putas del Este de Europa, como latinas, españolas, argentinas y por supuesto... brasileñas, las reinas de la fiesta. Pero centrándonos en esas chicas rubias y cariñosas, vamos a seguir revisando experiencias de clientes con estas prostitutas de lujo y aquí tenéis otra muestra de ello:

Y es que tanto mi maravillosa escort rusa como yo sabemos que el sexo es un camino, que no es tan importante llegar al final como recorrer la ruta hasta llegar a él. Eso, claro, me enloquece. Y me hace valorar mucho la profesionalidad y la entrega de esta diosa del placer. Puestos a gozar, el reloj no importa. Y ella parece olvidarse de él y de sus tarifas cuando estoy penetrándola. Ni siquiera me dice que no cuando le pido que se ponga a cuatro patas. Se ofrece entera. Me ofrece su culo y me ofrece su vagina. Yo dudo entre uno y otro. Primero paseo la punta de mi miembro por uno. Después la paseo por el otro. ¿Cuál penetro de los dos? ¿Le follo el coño? ¿Me la follo por el culo? La respuesta depende de mí, pues ella me lo ofrece todo.

Mi capricho en ese momento, sin embargo, es otro. Quiero que me la mame. Quiero tener mi polla dentro de su boca. Por eso me quito en condón y se la ofrezco. Y ella la devora. Con manos y sin manos. En todo momento con ganas, con mimos, caldeándome con la intención cachonda y provocativa de su mirada.

La implicación de aquella escort del Este era, sin duda, total. Incluso demasiado apasionada. Me hubiera gustado aguantar más tiempo dentro de su boca, pero me resultó imposible. Cuando noté que iba a correrme, la tumbé y me dejé ir sobre sus tetas. Me encanta ver cómo mi leche estuca las tetas de una mujer y a ella, creo, también le gustó sentir cómo mi semen la mojaba. Aquella complicidad me gustó también mucho y me hizo comprender hasta qué punto aquélla había sido una relación inolvidable. Aquella escort rusa, sin duda, lo daba todo en cada una de sus citas.

Cuando acabamos volví a la ducha y, al despedirnos, mi maravillosa callgirl del Este me despidió tal y como me había recibido: con un beso hondo, húmedo y largo y con una mirada pícara, sensual y llena de encanto que me hizo comprender que aquella mujer rusa era peligrosa, extremadamente peligrosa. ¿Por qué? Porque era muy fácil enamorarse de ella y de todos sus encantos.

Putas rusas en Barcelona

Sin duda, esta experiencia nos demuestra hasta qué punto son especiales las escorts rusas y hasta qué punto son sabios los hombres que las buscan cuando deciden vivir una experiencia sexual con una señorita de compañía de esta nacionalidad. Por eso suelen caracterizarse por fidelizar mucho a sus clientes. ¿Qué quiere decir esto? Simple y llanamente: que los hombres que las prueban repiten. Quien nos cuenta la siguiente experiencia, al menos, lo hizo y lo hace. Veamos lo que nos cuenta sobre su experiencia con una prostituta de lujo rusa:

Tras varios meses sin visitar a mi diosa rusa, me he dicho que ya tocaba ir a verla. Por eso la he llamado. Como siempre, ella ha sido muy amable al atenderme por teléfono y mucho más aún al recibirme. Es muy cariñosa y besucona y eso marca todos los minutos de nuestros encuentros. Cuando he subido a su piso, me ha recibido a lo grande. Antes de ponernos a eso que tanto me enloquece hemos estado un rato charlando. Hablar sirve para caldear el ambiente y, también, para ponerse al día. Después de todo, ella y yo nos hemos conocido hoy. Me gusta su forma de follar, su manera de entregarse en cada polvo y por eso, una vez más, la he llamado.

Me gusta disfrutar de esa ducha que siempre nos damos juntos antes de follar y me gusta morrearla largamente mientras siento cómo su cuerpo se pega al mío bajo el agua de la ducha. Después, como siempre hacemos, nos hemos dedicado a darnos placer oral mutuamente. Me gusta mucho que me la coma, pero me encanta, también, hundir mi boca entre sus piernas y lamer su coño. De hecho, creo que con lo que más disfruto es con ese tiempo de darnos placer con la boca el uno al otro. Nunca olvidamos, sin embargo, ese ratito en que, con el condón enfundado, practicamos un par de posturas clásicas (ni soy un gimnasta ni me gusta innovar, con un buen misionero y un ratito de follar a cuatro patas me basta). La mayor parte de las veces, sin embargo, acabamos del mismo modo: con sexo oral del bueno. Me encanta sentir cómo su lengua y sus labios me llevan al orgasmo. Esta maravillosa chica de compañía rusa es, sin duda, una excelente mamadora.

Tras correrme, hemos hablado un poco y, después, hemos pasado por la ducha. Vacío y satisfecho, finalmente me he despedido de ella. Ella, como siempre, ha sido muy pero que muy afectuosa. ¿Cómo no repetir con ella? ¿Cómo no volver a marcar su teléfono? De diez veces que he quedado con ella, las diez he gozado como un auténtico animal.

Putas rusas en Madrid

Vistas las experiencias que otros usuarios han tenido al contratar los servicios de una escort de lujo rusa, ¿te apetece citarte con una de ellas? Tanto en Madrid como en Barcelona puedes encontrar una amplia variedad de putas rusas. Cada una con sus propios encantos, cada una con su propia personalidad, cualquiera de ella te llevará sin dudarlo a las más altas cumbres del placer. Elige la tuya y prepárate a vivir una de las mejores experiencias sexuales de tu vida. En Girls BCN y sus webs Girls Madrid y Girls Barcelona somos grandes expertos en estas preciosidad, putas rusas de lujo para los gustos más refinados de España. No dejéis de visitarlas.